En busca de una nueva sonrisa
 Medikuen Ahotsa

En busca de una nueva sonrisa

Reportajes

Ángel Emparanza lleva años viajando a África colaborando con diferentes misiones humanitarias y donde trata a niños y niñas con diferentes enfermedades maxilofaciales como el Noma. Actualmente coopera con la ONG “Sourire un jour”, en Costa de Marfil. Este año la Fundación del Colegio de Médicos de Gipuzkoa le ha otorgado una de las ayudas a la cooperación y el desarrollo por el proyecto presentado: Noma, La cara de la pobreza. ¿Qué conocemos de la enfermedad denominada Noma? ¿Cómo trabaja el equipo médico que acude a Costa de Marfil?

Ángel Emparanzak urteak daramatza Afrikara bidaiatzen misio humanitario desberdinetan laguntza emanez eta aurpegi-masailetako gaixotasun desberdineko neska-mutilak tratatzen. Gaur egun “Sourire un jour” GKEarekin, Boli Kostan, elkarlanean ari da. Zer ezagutzen dugu Noma izena emandako gaixotasunaz? Nolakoa da Boli Kostara hurbiltzen den talde medikoarem lana?

 

El doctor Ángel Emparanza es licenciado en Medicina y Cirugía en la Universidad de Navarra y especialista en Estomatología, en Cirugía Maxilofacial y en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética en la Universidad de Burdeos, en Francia. Desde el año 2000 el doctor Emparanza se desplaza a África donde colabora en diferentes misiones comunitarias dedicando su tiempo a la cirugía maxilofacial en niños con secuelas de Noma, labio leporino y diferentes tumores.

La Cirugía Maxilofacial es una especialidad médico-quirúrgica que estudia, diagnostica y trata las patologías o enfermedades desarrolladas en la cara y el cuello. Además de tratarse de lesiones complejas, éstas “producen un rechazo social y exclusión escolar en zonas de extrema pobreza” según nos cuenta el doctor Emparanza.

Conociendo la enfermedad

El Noma es una enfermedad asociada a la malnutrición y a la falta de higiene bucodental que afecta especialmente a zonas de pobreza y principalmente a los niños y niñas. El doctor Emparanza se refiere a la enfermedad como “una enfermedad infecciosa, no contagiosa que afecta a los tejidos duros y blandos de la cara”. Comienza con una herida entorno a la boca, que al no tratarla, se gangrena y se propaga devorando el resto de la piel, los huesos y los músculos. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud ente el 70% y 90% de los afectados fallecen si no cuentan con un tratamiento para tratar dicha enfermedad y que no vaya a más.

 

Actualmente Ángel Emparanza colabora con la ONG “Sourire un jour”. Dicha ONG nace con la necesidad de financiar la misión quirúrgica en Abidjan, en Costa de Marfil. Sus promotores son dos cirujanos marfileños, el Profesor de traumatología Guy Varango y el cirujano plástico Ali Bourgie. Ambos son miembros europeos de la misión quirúrgica en la cual participa también el doctor Emparanza. El objetivo prioritario de las ONG es tratar secuelas de NOMA, tumores faciales, quemaduras y deformidades, tanto faciales como del resto del cuerpo. Para esto tenemos 2 equipos quirúrgicos que cuentan con 4 cirujanos plásticos o maxilofaciales, 4 anestesistas, 2 enfermeras de anestesia y 2 enfermeras de quirófano por cada equipo.

Además de esta ONG, también colabora con “Le chaine de l'espoir”. Se trata de una ONG francesa, fundada por un médico francés y que se centra principalmente en la salud de los niños en Burkina Faso. Desde la ONG se ocupan de todo tipo de especialidades médicas y quirúrgicas. Actualmente tiene alguna rama más centrada en los problemas sanitarios que aparecen con las crisis migratorias.

El objetivo de la ONG en Burkina Faso, al igual que en la de Costa de Marfil, es tratar secuelas de Noma y otros tumores mediante la cirugía reconstructiva facial y del resto del cuerpo. Cuentan también con un equipo quirúrgico con el mismo equipo sanitario que el de Costa de Marfil.

La colaboración con estas ONGs surge después de haber trabajado con otras ONGs de Alemania (AWD), Holanda (Deuch Noma Fondation) e Inglaterra (Facing Africa) en el Noma Hospital de Sokoto de Nigeria desde el 2003 al 2011. Ángel Emparanza acudía con una misión anual, donde pasaba tres semanas en Nigeria tratando diferentes casos maxilofaciales. Dados los problemas de seguridad que aparecieron, las ONGs cancelaron este tipo de misiones y tuvieron que dar con otras ONG para poder seguir haciendo misiones de este tipo. “Entonces presentamos nuestros equipos a la Chaine de L'espoir para poder seguir haciendo misiones de Noma en Burkina Fasso y Costa de Marfil”. “Le Chaine de l'Espoir” se centró en Burkina Fasso, y vieron la necesidad de crear una nueva ONG para asegurar la atención quirúrgica en Costa de Marfil; “Sourire un jour”.

En el proyecto presentado por Ángel Emparanza nos contaba que tienen pacientes, niños y niñas, que son excluidos por sus propias familias. Además de niños y niñas, en estos proyectos se atiende también a adultos, que probablemente enfermaron cuando eran jóvenes y hasta ahora no han tenido recursos para curarse. La enfermedad del Noma, como hemos dicho, devora la cara de los niños de los cuales “un 80 % muere por septicemia y el 20 % restante malvive en sus poblados siendo rechazados por su familia debido a la gravedad de sus secuelas faciales, haciendo muchas veces imposible funciones tan elementales como la masticación y la fonación, sin contar con el alto grado de deformación estética que sufren”.

Cada vez que realizan una misión tanto a Burkina Faso como a Costa de Marfil, siguen más o menos el mismo proceso. El primer día se dedica a establecer el plan quirúrgico, planificando cómo van a ser los días que estén allí y realizando una clasificación previa. “Por lo general ese día vemos entre 250 y 300 pacientes de los cuales seleccionamos alrededor de 100 para intervenir quirúrgicamente”. La selección de los pacientes se realiza en base a la patología, priorizando a los pacientes con secuelas de Noma, seguidos de niños con diferentes deformidades, como los labios leporinos, y por último tumores faciales y quemaduras. “Excluimos sistemáticamente tumores malignos que necesitan apoyo oncológico, ya que carecemos de servicios de radioterapia y quimioterapia”.

Ángel Emparanza dedica personalmente “4 semanas al año a estos proyectos desde hace 13 años y me aportan la posibilidad de ayudar a pacientes que sólo dependen de un gesto quirúrgico para cambiar sus vidas”.

Presente y futuro

Actualmente se realizan 2 misiones anuales de 10 días en Ouagadougou, Burkina Fasso y una misión anual de 10 días también en Abidjan, Costa de Marfil. “Nuestra intención es pasar a 2 misiones anuales también en este último país”.

Dado que llevan 13 años realizando proyectos humanitarios quirúrgicos, y visto el interés de muchas personas de su entorno en colaborar, “hemos creído interesante la creación de Itxaropenaren Irribarra como ONG para poder financiar este tipo de proyectos donde fuera necesario”.

 

Temas:
cooperación


Artículos relacionados