Medikuen Ahotsa

LA BIOÉTICA, ¿PARA QUÉ?

Reportajes

¡Socorro! Esto no lo aprendí al estudiar Medicina.

Acabo de comunicar a Manuel que finalmente hay que operarle de próstata, pero al explicarle las posibles complicaciones que pudieran darse, me dice que se niega a ser transfundido.

Sospecho que María, de 85 años, sufre maltrato por parte de su único hijo. ¿Qué hago con mi sospecha?

Antonio tiene gonorrea. Cuando le explico la importancia de que hable con sus parejas sexuales para que puedan hacerse las pruebas, se niega en redondo a decírselo a su mujer y a mantener con ella relaciones con protección porque si no “sospecharía que algo pasa”. ¿Tengo que respetar su decisión a pesar del riesgo que eso supone para su mujer?

Miren tiene 15 años y es mi paciente desde que nació. Viene a consulta porque está embarazada. Se niega en redondo a hablar con sus padres y también a que lo haga yo. ¿Debo respetar su deseo, o hablar con sus padres a pesar de que eso suponga que pierda toda su confianza en mí?

Los profesionales sanitarios podemos encontrarnos con éstas u otras situaciones similares en nuestro día a día. Casos que nos enfrentan a conflictos éticos ante los que, en ocasiones, nos sentimos desorientados y nos llevan a preguntarnos qué debemos hacer.

Para intentar encontrar respuestas, tras concretar los hechos, deberemos identificar cuáles son los valores en juego en cada caso, cuáles de ellos entran en conflicto, y qué podemos/debemos hacer para, e intentando respetar en la medida de lo posible el mayor número de ellos, buscar los cursos de acción más apropiados teniendo en cuenta las circunstancias de cada caso.

Eso es lo que vamos a intentar hacer en esta sección que hoy presentamos, y que tenemos intención de que tenga continuidad. En cada artículo plantearemos un caso ficticio, pero que podría ser uno cualquiera de los que se tratan en las consultas de cualquier centro sanitario de nuestra geografía. Identificaremos cuál es el problema al que nos enfrenta, y qué valores creemos que están en juego. Para, a partir de ahí, intentar plantear posibles cursos de acción.

En la convicción de que la bioética es cosa de todos, y no sólo de especialistas, nos gustaría que éste fuera un espacio vivo, abierto y común, y por ello os invitamos a que nos hagáis llegar los temas que os interesaría tratáramos, así como vuestros comentarios sobre los cauces de acción que en cada caso se vayan proponiendo o cualquier otra sugerencia a la siguiente dirección MARIABEGONA.MARTINEZMORENO@osakidetza.eus indicando “Para Medikuen ahotsa”.

Hasta pronto

Eduardo Clavé, Leopoldo Díez, Begoña Simón (miembros del Comité de Ética Asistencial del Hospital Universitario Donostia).

Eduardo Clavé, Leopoldo Díez, Begoña Simón (miembros del Comité de Ética Asistencial del Hospital Universitario Donostia).