Iñaki Sanz «Me gustaría ser el nexo de unión entre el Colegio y los residentes»
 Medikuen Ahotsa

Iñaki Sanz «Me gustaría ser el nexo de unión entre el Colegio y los residentes»

Médicos jóvenes

Desde que se ha involucrado en el Colegio como vocal representante de los médicos residentes, Iñaki Sanz (Pamplona, 1986) confiesa que ha cambiado su percepción de la insti­tución. El próximo curso comenzará su tercer año de residencia.

«Elkargoaren eta egoiliarren arteko lotura-lokarria izatea gustatuko litzaidake»

Elkargoan mediku egoiliarren bokal ordezkari gisa murgilduta dabilenetik instituzioaren in­guruan zuen ikuspuntua alda­tu dela aitortzen du Iñaki Sanz (Iruñea, 1986) sendagileak. He­mendik aurrera “Elkargoaren eta egoiliarren arteko lotura-lokarria” izatea gustatuko litzaioke. Bere ustez instituzio honek eskaintzen dituen laguntzen artean pres­takuntzarena da interesgarriena, baina aipagarriak dira baita ere, Sendagile Artean-PAIME progra­ma, edo Aholkularitza Juridikoa. Medikuntzaren lanbidearen in­guruan “langabezi gutxi” dagoela uste du, baina “kontratuen bal­dintzak ez direlako egokienak” kexu da. Egoiliarren egoeraren aldetik uste du “egokiena” izango litzatekeela guardien beharra ez izatea soldata duin batera iritsi ahal izateko. Erizainen preskripzioaren inguruan Elkargoaren ikuspuntua berresten du.

¿Por qué aceptó la propuesta de en­trar a formar parte de la Junta del Colegio como vocal de los médicos residentes?

La mayoría de los residentes, e inclu­so los médicos, tienen un desconoci­miento generalizado sobre el Cole­gio de Médicos. Muchos sólo tienen contacto con él cuando vienen a co­legiarse y después nunca vuelven a entrar en relación con él si no es para pagar la colegiación. Por eso acepté la propuesta, porque quería conocer­lo y sobre todo saber si realmente el Colegio puede ofrecer algo más a los residentes al margen de las funciones básicas que ofrece la institución.

¿Cómo ven los residentes al Cole­gio de Médicos?

Creo que lo vemos como algo a lo que acudir si surge alguna contingencia: problema legal, ético, algún conflicto, etc. Pero creo que no se llega a saber qué ofrece el Colegio a los residentes. Es un estamento que da la sensación de estar algo alejado de nosotros.

¿Ha cambiado su percepción desde que se ha involucrado en esta ins­titución?

Llevo pocos días, pero creo que sí que ha cambiado. Me entero de muchas cosas que se hacen aquí. Quizás se podría encontrar una nueva forma de transmitir a los residentes la infor­mación que más puede interesarnos. Como el Colegio genera mucha in­formación, quizás yo podría servir de filtro, escogiendo la información que debería llegarles sólo a los residentes.

De las actividades y servicios que ofrece el Colegio, ¿cuál es la que a usted le parece más atractiva?

Me parece muy interesante que el Colegio participe y organice activi­dades formativas. Quizás es lo que más puede interesarnos. Además de eso programas como el PAIME-Sen­dagile Artean, son grandes descono­cidos para los residentes, y no estaría de más que se diera a conocer. Tam­poco estaría de más recordar otros servicios como la Asesoría Jurídica, o las actividades deportivas ligadas al Colegio como la carrera ciclista de médicos que ha tenido lugar en Ex­tremadura, por ejemplo.

¿Cree que se valora suficientemen­te el papel que el Colegio juega a nivel deontológico?

No se conoce. En el Hospital U. Do­nostia, por ejemplo, también tiene profesionales dedicados a la Deon­tología y cuando el residente tiene alguna duda o conflicto al respecto acude más a esas personas especiali­zadas que al Colegio.

¿Qué le gustaría a usted aportar al Colegio?

Como decía antes, a mí me gustaría ser el nexo de unión entre el Colegio y los residentes. Intentar identificar cuáles son las actividades del Colegio que son de mayor interés para los re­sidentes y hacérselas llegar.

¿Cómo cambiar esa visión de los médicos más jóvenes?

Si realmente estuvieran informados de todas las actividades del Colegio cambiaría la percepción que tienen. Es simplemente desconocimiento. La colegiación se ve que como algo que hay que hacer obligatoriamen­te. Todos sabemos que ofrece una serie de servicios, pero muchas veces tras colegiarse muchos no vuelven a visitarlo. Tenemos que superar ese desconocimiento y tratar de que se sepan más cosas de lo que ocurre en la institución.

Los residentes, ¿cómo ven el futuro de la profesión?

No lo sé. Como residente de segun­do año que va a pasar ahora al tercero aún no me he tenido que enfrentar a la situación de tener que buscar un trabajo. La percepción que tengo es que el paro entre los médicos es bajo, pero que los contratos que se ofrecen no son los más adecuados teniendo en cuenta los años que esas personas han invertido en su formación. Creo que la situación sí está mejorando con el tiempo. Además me parece que en unos años va a haber una re­mesa importante de médicos que se van a jubilar y se va a necesitar sangre fresca que promulgue un relevo ge­neracional.

¿Cómo se podría mejorar su traba­jo durante la residencia?

A nivel formativo creo que en nues­tro territorio tenemos un nivel muy alto. Una de las principales quejas que tenemos tiene que ver sobre todo con las guardias y con el salario. Me explico: Sería ideal que desaparecie­ran las guardias de 24 horas y tuviése­mos turnos de menos horas. Al final, el desgaste físico y psicológico es muy alto en una guardia, y como es lógico, la calidad asistencial decrece a la vez que aumentan las horas de guardia, y esto repercute directamente en el paciente. Sin embargo, nuestro suel­do base sin guardia a penas llega a ser mileurista. Lo ideal sería que no tu­viéramos que depender de ellas para tener un sueldo digno.

Como vocal en el Colegio, ¿cómo está viendo la polémica en torno a la prescripción de medicamentos por parte de los enfermeros?

A nosotros nos dan una forma­ción específica para que podamos tener un conocimiento acerca de qué debemos prescribir, por qué lo hacemos y qué consecuencias puede tener nuestra decisión. Si los enfermeros y farmacéuticos tu­vieran esa misma formación yo no tendría ningún inconveniente en que también prescribieran. Eso sí, si lo van a hacer tienen que hacerlo con todas las consecuencias y res­ponsabilidad. Lo que no puede ser es que ellos prescriban y sólo los médicos tengamos que asumir las consecuencias. Por eso, la postura del colegio como institución es po­sicionarse en contra de la misma en las condiciones actuales en las que está desarrollada.

Artículos relacionados