Medikuen Ahotsa

El 90% de los casos mundiales de pérdida de visión son evitables

COOPERACION INTERNACIONAL

Entrevista a Andrés Múller-Thyssen, oftalmólogo cooperante patrono de la Fundación Ojos del Mundo/Munduko Begiak y supervisor médico del proyecto de Mali. 

Licenciado en Medicina y Cirugía en 1981 por la Universidad del País Vasco y especializado en oftalmología en 1988 por la Universidad de Burdeos (Francia), es también experto universitario en Planificación y Gestión de Intervenciones de Cooperación para el Desarrollo (UNED, 2011).

Su trayectoria profesional se desarrolló desde 1988 en San Sebastián, en el Hospital Universitario Donostia, donde ejerció como oftalmólogo especialista en retina. Desde 2004 colabora como voluntario en Ojos del mundo, participando en todos sus proyectos, siendo supervisor médico del programa de Mozambique entre 2006-2008 y desde 2008, supervisor del programa de Mali.

  • ¿ Cuál es la situación de la ceguera evitable en el mundo? ¿Y en Mali en concreto?

En el mundo hay 1.100 millones de personas con pérdida de visión. De ellos, 43 millones están ciegos (un 0,5% de prevalencia bruta mundial), 258 millones tienen una discapacidad visual moderada y 510 millones no pueden ver bien de cerca por falta de gafas.

El 90% de estas personas viven en países de ingresos medios o bajos, el 73% son mayores de 50 años y un 55% son mujeres y niñas. Todo ellos supone una enorme carga personal, familiar y social y además unas pérdidas de productividad estimadas de unos 400.000 millones de dólares al año.

Si no se invierte lo suficiente en salud ocular, se calcula que para 2050 la pérdida de visión afectará a 1.700 millones de personas.

En cuanto a Mali, allí viven algo más de 20 millones de personas. Es un país pobre, a la cola en el índice de desarrollo humano, con un conflicto bélico de larga duración que genera un clima de inseguridad e importantes desplazamientos internos de la población. Se estima que alrededor de 2 millones de personas tienen pérdidas de visión, de los cuales unos 170.000 están ciegos.

  • ¿Qué patologías se tratan en los proyectos de Munduko begiak y cuáles no se pueden tratar ?

El 90 % de los casos mundiales de pérdida de visión son evitables, es decir, se pueden prevenir o curar. Las dos causas mas importantes de mala visión y de ceguera son los errores de refracción y las cataratas. Así que hay soluciones relativamente sencillas, las gafas y la cirugía, y por eso son nuestras prioridades.

A éstas hay que añadir otros determinantes importantísimos de la salud como son la higiene, la nutrición y el saneamiento ambiental que junto con la información y la educación de la población son básicos para la promocionar la salud ocular.

Las patologías como el glaucoma, la retinopatía diabética o la degeneración macular asociada a la edad, que son grandes causas de pérdida visual sobre todo en nuestro medio, requieren un sistema de salud más desarrollado y complejo para tratarlas adecuadamente.

Para que nos hagamos una idea de lo que supone todo esto en un país como Mali, menciono solamente un dato: en España hay unos 105 oftalmólogos por millón de habitantes, en Mali actualmente hay 2 por millón y en la región de Mopti donde enfocamos nuestra cooperación, donde viven unos 2 millones de habitantes, hay apenas 2 oftalmólogos.

  • ¿Cuál es el trabajo de la Fundación en la que colaboras ?

La visión de la Fundación es un mundo en el que no haya una persona innecesariamente ciega, queremos que las comunidades pobres y desatendidas con las que trabajamos puedan acceder a servicios de atención ocular de calidad para todos.

Para ello procuramos reforzar los servicios públicos de salud fomentando la integración de la salud ocular en la asistencia primaria, impulsamos la formación de los recursos humanos locales, facilitamos infraestructuras, equipos y medicamentos y eliminamos en lo posible las barreras de acceso a una atención oftalmológica de calidad a todos los niveles.

En nuestro medio, buscamos la sensibilización y la cooperación de nuestra sociedad e instituciones frente a esta realidad.

  • ¿ Cuál es tu papel y compromiso con la Fundación Ojos del mundo ?

Colaboro con Munduko begiak desde hace 20 años, primero como cirujano sobre el terreno en los cuatro países donde tenemos proyectos (Sahara, Bolivia, Mozambique y Mali) y luego como supervisor médico del proyecto de Mali y miembro del patronato de la Fundación.

  • ¿ Crees realmente que se puede ser cooperante sin salir de Gipuzkoa?

Aunque personalmente estoy muy agradecido por haber podido trabajar sobre el terreno durante unos cuantos años, pienso que aun sin viajar allí directamente tiene mucho valor ser consciente de la importancia de la cooperación internacional y es fundamental la tarea que se realiza desde aquí para ayudar a hacer realidad la autonomía de los proyectos elaborados conjuntamente con los agentes locales.

Tenemos que inventar nuevas formas de relación entre las comunidades de aquí y de allí y por eso creo que el Colegio de Médicos puede ser un medio para ello. Es el motivo por el cual hemos organizado la charla para oftalmólogos de este mes de febrero.

  • ¿Qué es MicroRec y para que se usa? ¿Qué supone para la atención en Mali ?

MicroRec es un dispositivo que se conecta al microscopio quirúrgico o a la lámpara de hendidura y que permite visualizar de forma grabada o en directo (si hay buena conexión) lo que el oftalmólogo está operando o viendo en la consulta.

De esta forma se pueden compartir las experiencias médico-quirúrgicas entre los profesionales o agentes de salud ocular, bien sea entre diferentes niveles y lugares de la región de Mopti, de Mali, con el IOTA (Instituto de Oftalmología Tropical de Africa) en Bamako, por ejemplo, o bien sea con los profesionales del Colegio dispuestos a compartir posibles diagnósticos, tratamientos o técnicas quirúrgicas.

  • ¿Cómo pueden involucrarse los colegiados de Gipuzkoa en un proyecto de cooperación internacional ? ¿Qué tiempo y esfuerzo les requerirá?

Los colegiados pueden colaborar en la medida que deseen formando parte de un grupo de trabajo que en primer lugar se informe de la realidad social y oftalmológica del país y de los diferentes aspectos relacionados con el proyecto.

En segundo lugar pueden contribuir con la elaboración o recolección de diferentes materiales formativos a utilizar con los profesionales médicos y agentes de salud comunitarios.

Por último, pueden participar también en los diagnósticos, tratamientos y procedimientos quirúrgicos que se compartan con los colegas malienses a través de los dispositivos como MicroRec.

  • ¿Qué puede aportar a las y los colegiados su implicación en el proyecto de colaboración con Mali ?

Un conocimiento y una experiencia diferente en la práctica de la medicina en general y de la oftalmología en particular.

Entrevista a Andrés Múller-Thyssen, oftalmólogo cooperante patrono de la Fundación Ojos del Mundo