Medikuen Ahotsa

Jone quiere abortar

Comité de Ética Asistencial

La última cita de esta mañana ha sido una chica joven. Jone tiene 16 años y ha venido a mi consulta del ambulatorio acompañada de una amiga de aproximadamente su misma edad. Una vez que se han sentado frente a mí, me he dado cuenta de que Jone estaba visiblemente nerviosa. Al preguntarle por el motivo de su visita, ha titubeado, mientras su amiga, en un gesto que he interpretado como un intento de animarle a comenzar a hablar, apoyaba su mano sobre la de Jone. El gesto ha tenido éxito, y Jone, por fin, me ha contado qué le ocurría.

-Vengo porque estoy embarazada y deseo interrumpir mi embarazo, y no sé qué tengo que hacer para eso, qué pasos tengo que dar.

He sentido un rechazo inicial, he pensado en que la vida es muy injusta puesto que varias mujeres han venido a la consulta porque no podían tener hijos y que a mí me costó muchos años quedarme embarazada.

Le he preguntado si sabe de cuantas semanas está. Jone me ha respondido que no está muy segura, pero que cree que de aproximadamente seis semanas. Le he dicho que tenemos que hacer una ecografía para asegurarnos del tiempo de embarazo y le he preguntado si sus padres lo saben. Con un gesto de su cabeza lo ha negado. Me he dado cuenta de que en el tiempo que teníamos para la consulta no iba a poder abordar un asunto de tanta importancia y con tantos aspectos que abordar como la obligación de consultar a sus padres al ser menor de edad, conocer cómo se había quedado embarazada, etc. He pensado que es una chica muy joven, y que posiblemente tenga muchas dudas acerca de lo que implica un embarazo

Me he sentido incapaz de continuar la consulta y les he dicho a las dos jóvenes que acudan a última hora, que tendremos más tiempo para hablar.

En cuanto he tenido tiempo libre, he acudido a la consulta de mi compañera, trabajadora social, y le he comentado el caso, así como mis dudas, tanto personales como las que me surgen ante una joven adolescente que, posiblemente, no sepa qué es lo mejor para ella y para el futuro hijo que pueda tener. Ambas hemos repasado los aspectos sociales y legales que debo tener en cuenta. El diálogo que he mantenido con mi compañera también me ha servido para orientar el tipo de conversación que debo tener con la joven y con su amiga. Finalmente, mi compañera se ha ofrecido a hablar con la joven en el caso de que yo no me sintiera cómoda e informarle de los recursos que dispone para continuar el embarazo o para interrumpirlo.

Desde luego, lo primero que debe hacerse es una ecografía y saber exactamente de cuantas semanas está. Además, con 16 años, Jone necesita el consentimiento de sus padres para poder interrumpir su embarazo, pero reconozco que la mayor dificultad en mi relación con Jone es mi postura desfavorable al aborto.

Eduardo Clavé; Leopoldo Díez; Iván Aizpun; Mabel Campoy; Begoña Simón. Miembros del Comité de Etica Asistencial del Hospital Universitario Donostia.